Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Negro y verde

Negro y verde

 

Antonio salió del barracón detrás de todos los demás. Todavía no había llegado el alba y el cielo seguía tan negro como la noche anterior. No recordaba las semanas que hacía que no veía el sol. Las nubes no desaparecían nunca. Había días que la lluvia era tan densa que agradecía el tiempo que pasaba bajo tierra.

Pero no era el clima lo peor que tenía aquel lugar. No era el agua ni los charcos en la tierra ni siquiera el barro que se le pegaba a las suelas de las botas y lo hacía resbalar. No, lo peor era la falta de color. Se levantaba antes del amanecer, se acostaba después del atardecer y pasaba el resto del día arrancando negro carbón de las entrañas de aquellos montes. La llama de las lámparas de carburo era la única chispa que iluminaba su existencia.

Las llamas y las cartas de Aurora, su niña, su pequeña, lo que le quedaba del amor que Matilde y él se profesaron. Era por ella por lo que se había marchado lejos de San Esteban. Un año de trabajo y podría pagarle la educación que su esposa siempre soñó para ella. Un año, y ya llevaba nueve meses. Tres más y regresaría a casa. Ser olivarero en las sierras de Jaén no era mal oficio. Lo eran sus hermanos, como lo había sido su padre y, antes, el padre de este. Lo sería él también.

Antonio se dejó engullir por el agujero de la mina mientras pensaba en que cuando todo aquello acabara, el negro de sus días se tornaría azul, rojo y verde. Cielo, sol, tierra, monte.


Aquel día trabajó más alegre. Los otros hombres compartieron su optimismo; el trabajo se les dio bien. No hubo carretillas volcadas, faroles apagados ni caídas fortuitas; hasta el canario cantó seis veces durante la jornada. Aquel día, Antonio fue capaz, al fin, de soñar. Paseaba por el campo y, a su lado, su Aurora corría entre los olivos con alborozo. Pudo oír las risas de la niña a la perfección. Por eso no escuchó los gritos, las sirenas, el estruendo. Porque mientras al resto de los hombres lo engulló la negrura más absoluta, a él se lo llevó el cálido viento del sur.

Histórico de entradas

Contacto

-

Escríbeme
Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *